fbpx

Estábamos cenando en casa una sopa de calabaza fantástica que hice, ¡súper saludable! Mi hija estaba hablando. Compartiendo cómo enfrentó y logró superar un desafío que tenía. Al mismo tiempo, estaba citando algunas cosas de Harry Potter en un inglés perfecto, por lo general hablamos en español en casa. Era fluida, clara, inteligente, agradable de escuchar y, ¿sabes qué? Yo solo podía ver dos cosas: que ella no estaba comiendo su sopa y que la cena estaba tardando mucho.

Imagina la escena: esta asombrosa y hermosa (sí, soy un padre orgulloso) niña de 9 años, hablando en dos idiomas, reconociendo una lección de vida y yo solo tenía ojos para el hecho de que ella no estaba comiendo la sopa y el tiempo que pasábamos en la mesa. Tristemente no pude evitar ser molesto y cada minuto la interrumpía con «cariño la sopa». ¡Dije eso como 20 veces o más! Después de un tiempo, por supuesto, me volví molesto y arruiné sin querer un hermoso momento familiar con un niño perfecto que no necesitaba ninguna cantidad específica de sopa y mucho menos en un período de específico de tiempo.

¿Por qué? ¿Por qué hice esto? Sé que nos pasa a muchos de nosotros, entonces, ¿por qué hacemos esto? Después de investigar un poco, esto es lo que encontré. Se basa en dos comportamientos muy generalizados: el modo de resolución de problemas y una visión de escasez del mundo.

Estamos diseñados para solucionar problemas. Podríamos decir que es por eso que somos la especie dominante del planeta. Pero hay un lado negativo: no todo es un problema ni todos los problemas necesitan ser resueltos. De alguna manera, esta capacidad para resolver problemas nos ha vuelto incapaces de vivir las situaciones tal como son.

La otra cosa que noté fue la visión de la escasez. Pensamos que carecemos de tiempo, energía, dinero, salud, recursos. Una y otra vez nos dicen que necesitamos más: más ejercicio, más dinero, más estudios, lo que básicamente significa que no tenemos suficiente o no hacemos lo suficiente. No estoy diciendo que esto no sea parcialmente cierto, pero de la misma manera que los coches tienen marchas, nosotros también deberíamos hacerlo. Tenemos que aprender a cambiar de marcha con más naturalidad y frecuencia.

¿Entonces qué hacemos? Ser conscientes. Ser consciente de esto. No estás conduciendo una ambulancia las 24 horas del día, los 7 días de la semana, no estás esperando la llamada de Barack Obama en el corto plazo, e incluso si lo hicieras, ¿debería esto implicar que nos perdemos la belleza de un momento familiar?

Cuando pasees al perro, simplemente pasea al perro, no hay ningún «problema» que tarde más en hacer pipí, disfruta de tu perro, ¡por eso tienes un perro en primer lugar! Esto aplica a todo. Si el niño está compartiendo su vida, disfrútalo, deja que ese momento nutra tu alma, porque son esos momentos los que extrañaremos, son esos momentos los que hacen que la vida valga la pena. Olvida a Barack Obama, él sí puede esperar.

 

Esta semana en las sesiones LIVE de nuestro Grupo Privado de Facebook YOGA BREAK estaremos compartiendo pensamientos y prácticas yóguicas relacionadas con este tema. Si aún no eres miembro, haz click aquí para sumarte gratuitamente y formar parte de esta comunidad!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Practica con nosotros!

Nuestras classes & workshops

CURSO DE NUMEROLOGÍA YÓGUICA

Avalado por Yoga Alliance

FORMACIÓN ONLINE DE KUNDALINI YOGA

¡INSCRIPCIONES ABIERTAS!

Avalado por Yoga Alliance

HAPPY CHEMICALS ONLINE WORKSHOP

IN ENGLISH

With Pedro Misle

IMAGINE YOGA ACADEMY · FORMACIÓN DE KUNDALINI YOGA

¡Vamos a mantenernos en contacto!

¡SÚMATE A NUESTRA COMUNIDAD!

¡Y recibe GRATIS clases guiadas, PDFs con series de yoga, meditaciones y mucho más!

¡CONTÁCTANOS!

imagine@imagineacademy.es
0034 610 992 715