Ir más allá de Asana: comienza con Madonna.

Mi canción favorita de Madonna es “Vogue” y comienza con la frase: “Strike a pose”. No significó mucho hasta que escribí esta publicación y pensé en Asana. En un contexto de yoga, ella habría dicho: “Haz la postura, vívela y aprende de ella”.

Haz la postura. Bueno, sí, adoptamos una postura y no una, sino muchas y no en un contexto sino en varios. Todos lo hacemos todo el tiempo: la pose que adoptamos para nosotros mismos, para los demás, la pose que adoptamos como padres, como pareja, como profesionales, como miembro de una sociedad, religión o grupo. Como en el yoga algunas posturas nos son más naturales que otras, algunas nos hacen sentir seguros, con confianza en nosotros mismos y otras nos hacen sentir torpes, inseguros, vulnerables. Como en el yoga, amamos las que “nos hacen sentir bien” y tratamos de evitar las demás. En la vida, como en el yoga, no hay “una postura” que sea mejor que la otra, Sirsasana y Savasana son igualmente importantes, necesitamos ambas para extraer la información que nos ayudará a transformarnos. Así como en nuestra adolescencia la aceptación, la individualidad, la aventura, el autodescubrimiento, fueron el lema de muchas de las poses que teníamos, en el resto de nuestras vidas trabajaremos bajo el mismo patrón, las poses son el reflejo de nuestras circunstancias internas. Recuerda que no hay pose mejor que otra, si hoy tienes la pose de un súper alto ejecutivo y te sientes la reina o el rey del mundo, esa es tu pose de hoy, tiene algo que enseñarte, estás ahí por una razón, y como en el yoga, nadie puede mantener una postura para siempre, es la naturaleza humana, debemos cambiar de postura para evolucionar y no podemos elegir no cambiar de postura.

Vívelo. Además, ¡SÍ! Debemos vivirlo, encarnarlo, atravesarlo. Cada pose tiene sus desafíos, cada pose tiene sus comodidades. Todos somos diferentes, por lo tanto, todos adoptamos poses diferentes, pero lo que es igual para todos es que seremos capaces de avanzar hacia una versión más profunda y verdadera de nosotros mismos cuando nos enfrentemos a la pose que estamos viviendo y seamos capaces de extraer de ella toda la información que está allí para nosotros. La pose de una mujer u hombre trabajador, un emprendedor en apuros, un revolucionario, una madre o un padre sacrificado, un gurú espiritual contracultural o una ejecutiva de alto nivel son solo algunas de las poses que encuentro con más frecuencia en estos días. No luches contra ellas, vívelas, aprende de ellas. Adoptamos estas poses porque reflejan nuestra visión del mundo y al mismo tiempo reflejan todas nuestras esperanzas y temores. Como en el yoga, solo observa, mantén viva la curiosidad, ¿por qué adoptas esa postura?, ¿eres realmente eso? Asana se traduce como “sentarse”, lo que se relaciona con estar en la postura con facilidad, ¿estás cómodo con la postura que adoptas hoy? Quédate allí todo el tiempo que necesites para aprender lo que necesitas.

Y por último aprende de ella. ¡Por favor sí! Hacemos posturas para aprender algo sobre nosotros. A medida que nos adentramos en ellas, descubrimos nuestros factores desencadenantes, hacia dónde va nuestra energía, cómo nos atacan nuestros miedos, etc. Nunca llegamos a dominar ninguna pose, ya que cada pose nos enseña algo nuevo sobre nosotros mismos, aprendemos a lidiar con eso también. Para encontrar la paz debemos permitirnos pasar por las poses de nuestra vida. Debemos extraer toda la información que cada una de estas poses tiene para nosotros, en el momento de la vida en el que nos encontremos; al permitirnos sumergirnos profundamente en cada uno de ellas, las superamos y adoptamos otras poses, con suerte, poses más en sintonía con lo que realmente somos.

Finalmente, hacemos posturas para llegar a entender que no las necesitamos. De la misma manera, en el viaje de la auto-conocimiento, lo único relevante es que estás practicando y aprendiendo sobre ti mismo. Lo mismo ocurre con nuestras poses diarias. Tenemos una pose hoy en la vida, quizás nos sentimos extremadamente cómodos con ella o estamos empezando a dejarla atrás. En ambos casos es perfecto, estás aprendiendo, que es el objetivo final. Como en el yoga, en la vida.

Para terminar te dejo algo en que pensar, especialmente si eres profesor de yoga. ¿Qué pasaría si en lugar de llamarlas Asanas o posturas, las llamamos situaciones? Imagínate dirigiendo una clase diciendo: y ahora, por favor, ponte en situación de Adho Muka o situación de Pachimotanassana. Si pensamos en el yoga como auto-conocimiento, en mi opinión, parece mucho más acertado, ¿no crees?